Un estudio llevado a cabo por investigadores de la facultad de Odontología de Cardiff (Reino Unido), alerta sobre el uso de las bebidas isotónicas o ‘bebidas deportivas’, señalando que el consumo este tipo de bebidas se asocia con un mayor riesgo de caries dental y obesidad sobre todo en menores.

El estudio mostró que el consumo de este tipo de bebidas, sobre todo en los niños es de carácter recreativo, sin tener nada que ver su consumo con la práctica deportiva o con la necesidad de rehidratarse.

Así lo explicó Maria Morgan, directora de la investigación: El propósito de las bebidas isotónicas no ha sido bien comprendido y nuestro trabajo muestra claras evidencias de que los niños se encuentran fuertemente atraídos por este tipo de bebidas las cuales contienen un alto contenido en azúcar y bajos niveles de pH, incrementándose así su riesgo de caries dentales, erosión del esmalte dental y obesidad.

Para llevar a cabo el estudio un total de 160 niños de Gales con edades comprendidas entre los 12 y los 14 años de edad respondieron a un cuestionario sobre sus hábitos de consumo de este tipo de bebidas.  De acuerdo con los resultados, el 68% de los niños las tomaban de forma habitual, entre 1 y 7 veces por semana destacando que en hasta un 90% de los casos por su sabor dulce. Además, hasta un 16% de los individuos encuestados justificó su consumo por el supuesto ‘efecto vigorizante’ asociado a este tipo de bebidas.

Otro de los factores por las que los menores indicaron su consumo fue porque son económicas y asequibles.

El estudio también reveló que la opinión de los padres es nula, dado que desconocen que las bebidas isotónicas no están indicadas para su consumo en la infancia.

El presidente de la Facultad de Medicina del Deporte y el Ejercicio de Reino Unido, Peter D. Jackson: “las bebidas deportivas están dirigidas a los atletas que toman parte en pruebas de resistencia o ejercicio intenso”.

Así mismo Jackson explicó que las bebidas isotónicas son raramente una opción saludable, y que la publicidad dirigida al público en general y a los jóvenes en particular es un acto de gran irresponsabilidad.

“Los atletas de élite pueden tener una razón para utilizarlas, pero para casi todos los demás representan un riesgo real tanto para su salud general como para su salud bucodental – Peter D. Jackson”.


Fuente ABC