Investigadores han logrado desarrollar un material biocompatible para ser impreso en 3D que permitiría su propio remplazo con el hueso real y fácil de implementar en el quirófano.

Este novedoso material hiper-elástico hecho principalmente de hidroxiapatita, policaprolactona o poliácido láctico-co-glicólico promueve el crecimiento del hueso in vitro, en ratones y ratas, y fue utilizado en un estudio de caso de la reparación de cráneo en un macaco rhesus. Su eficacia, fácil síntesis y la facilidad de uso en cirugía lo distinguen de muchos de los materiales ahora disponibles para la reparación ósea.

Según explicó el director de la investigación, Ramille N. Shah, quien es Profesor y asistente de Ciencia de los materiales e Ingeniería y Cirugía: Los pacientes pediátricos no realizan este procedimiento ya si les das un implante permanente, tienen que realizarse más cirugías en el futuro a medida que crecen y podrían sufrir daños

Este hueso hiper-elástico también promueve el crecimiento del hueso in vitro, en ratones y ratas, y fue utilizado en un estudio de caso de la reparación de cráneo en un macaco rhesus.

El material consiste en una mezcla de hidroxiapatita y un polímero biocompatible, biodegradable utilizado en muchas aplicaciones médicas, tales como suturas. Los investigadores señalan que entre otras áreas del cuerpo, podría ser usado para reemplazar mandíbula perdida como resultado de un cáncer oral.

Los investigadores señalan tener la esperanza de que el material pueda reemplazar y remodelar cualquier tipo de defecto óseo. 

El profesor Shah señaló que todavía tienen que ser realizados muchos estudios para indicaciones particulares, pero tienen esperanza de que este material pueda reemplazar y remodelar cualquier tipo de defecto óseo. 

Hasta el momento los investigadores señalan que el material muestra una gran promesa en modelos animales in vivo, con su éxito debido a las propiedades únicas de la estructura impresa. Aunque es principalmente hidroxiapatita, es hiperelástica, robusto, y porosa en los niveles nanos, micro y macro.

Referencias bibliográficas


Fuente: Science Translational Medicine