La empresa israelí Magdent ha desarrollado una nueva tecnología electromagnética, que de acuerdo con sus estudios y con la investigación en el campo óseo, podría acelerar de manera considerable el proceso de oseointegración de los implantes dentales mejorando la calidad del hueso en pacientes que presentan problemas para oseointegrar los implantes.

Según el Dr, Shlomo Barak cirujano oral, fundador y actual CEO de la empresa Magdent, el sistema “podría cambiar el enfoque de los odontólogos y médicos para implantes en general, y especialmente en el proceso mediante el cual las infecciones resultantes del proceso de implantación son tratadas”.

Actualmente el mercado de los implantes es sólido y cada vez más fuerte. A medida que mejora la tecnología de implantes y los precios disminuyen, se estima que muchos más pacientes realicen y opten por el procedimiento.

La mayor preocupación de la empresa israelí es el período entre la instalación y el punto en que está listo para que se añada el pilar y los dientes. El proceso no siempre transcurre bien; si los dientes de un paciente se deterioran hasta el punto en que requieren de un implante, lo más probable es que sus encías y el hueso no estén sanos.

La solución de Magdent consiste en un dispositivo denominado MED (Miniaturized Electromagnetic Device) o Dispositivo Electromagnético en Miniatura, el cual es lo suficientemente pequeño para caber en la mayoría de implantes dentales existentes. Este dispositivo se adjunta a la parte superior del poste y el campo electrónico emana ondas wafts en las encías del paciente para acelerar la oseointegración y el fortalecimiento del hueso.

De acuerdo a la empresa está tecnología estimula activamente, mejorando y acelerando el proceso de formación de hueso y oseointegración asegurando en un menor tiempo el éxito en la colocación del implante.

El dispositivo ofrece el único tratamiento comprobado en casos de Periimplantitis y Mucositis perimplantaria eliminando la necesidad de procedimientos quirúrgicos además de adaptar el tratamiento a pacientes que antes podían ser no aptos para el tratamiento con implantes como adultos mayores con disminución del adensidad ósea y pacientes con problemas óseos como diabetes, osteoporosis y fumadores.

Según indica el doctor Barak, ya ha comprobado su funcionamiento a través de numerosos estudios realizados sobre los campos electromagnéticos, que muestran su eficacia en el tratamiento de problemas óseos.

Fuente: Magdent