Un grupo de investigadores del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco (México) se encuentra trabajando en un proyecto basado en células madre de origen dental, que podría sentar las bases para un tratamiento contra la diabetes.

En una entrevista para la Agencia Conacyt, la investigadora del área de Biotecnología Médica y Farmacéutica Flor Yohana Flores quien es líder del proyecto, señala que el objetivo de la investigación se centra en la utilización de biomoléculas para potenciar la diferenciación de células madre dentales hacia células beta pancreáticas, que son las que se encargan de generar insulina en el organismo.

Estamos proponiendo una terapia alternativa, que es utilizar el tratamiento de células madre diferenciadas a células beta para tratar la diabetes – Flor Yohana Flores

Otro de los alcances de esta investigación es probar la efectividad de moléculas que sirvan como estímulo para la diferenciación de las células troncales hacia células beta pancreáticas. Las moléculas a utilizar son derivadas de microalgas (ficoextractos) y plantas (fitoextractos).

Flores expresó que los dientes son un tesoro, porque tienen muchas células madre que no solamente pueden servir para tratamiento de diabetes, sino para cualquier otro tratamiento.

Las células madre provenientes de la pulpa dental suponen un costo de recuperación mucho menor, lo cual, según la académica, es ideal en países como México, donde el sector salud carece de recursos.

“Es una fuente muy factible de células. Que de un diente se puedan obtener células madre es genial porque las adiposas requieren de un proceso quirúrgico que probablemente no es tan severo pero sí costoso, además de ser invasivo. Obtener células de médula ósea sí es un proceso doloroso, lo cual lo hace no tan factible. Y aunque hay procedimientos para recuperar células de cordón umbilical, la cantidad que se logra recuperar es muy pequeña”, acotó.

“Los dientes son un tesoro, porque tienen muchas células madre que no solamente pueden servir para tratamiento de diabetes, sino para cualquier otro tratamiento”.

La investigadora trabaja de la mano con el área de Cirugía maxilofacial del Hospital Civil de Guadalajara “Juan I. Menchaca”, para obtener las piezas dentales donadas.

La doctora Luz Patricia Santibáñez Escobar, jefa del servicio de cirugía maxilofacial de esta institución, compartió en con la Agencia Informativa Conacyt que las piezas donadas se obtienen principalmente de los procesos cotidianos de extracción de terceros molares y supernumerarios, con la debida justificación ortodóncica.

Aproximadamente 50 pacientes han consentido donar sus dientes extraídos, que generalmente van de una hasta cuatro piezas por persona, señaló la doctora.

Respecto a la participación en esta investigación, Santibáñez Escobar mencionó que buscan participar en este tipo de proyectos respaldados por instituciones de renombre.

Además resaltó la importacia de impulsar y propiciar este tipo de investigaciones.

¿Cómo es el proceso?

Los dientes se preservan en cadena fría para su traslado a los laboratorios del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco (CIATEJ), donde se procesan el mismo día.

Para este proyecto, las células troncales se obtienen de la pulpa dental, se cortan cuidadosamente, irrigando agua para evitar el calentamiento del diente, para luego retirar el tejido con pinzas y mantenerlo en cultivo in vitro.

Con el afán de evitar la contaminación de los cultivos, la pieza dental se trata previamente con sustancias como etanol, clorhexidina, penicilina, estreptomicina y fungizona, para eliminar bacterias y hongos.

Se debe verificar que las células madre obtenidas sean mesenquimales, que en esta etapa no muestran predisposición para convertirse en otro tipo de célula dada la falta de estímulos. Una vez que se logren diferenciar, se deberá verificar su funcionamiento, es decir, que segreguen insulina.


Fuente: Agencia informatica Conacyt