Investigadores de la Universidad Federal de Goias en Brasil, realizaron un estudio longitudinal, para evaluar los niveles presentes de cortisol en la saliva de niños con problemas de manejo conductual, los cuales fueron referidos para tratamiento odontológicos bajo sedación.

En el estudio, se les realizó una simple profilaxis dental, con el propósito de observar su comportamiento y fisiología bajo estas circunstancias y así mejorar las estrategias del profesional para el manejo de este tipo de pacientes.

Para ello un odontopediatra, realizó una profilaxis simple, seguido de un examen dental en 39 niños entre los 2 y 5 años, antes de la cita con sedación dental. La saliva de los niños se recogió en tres momentos diferentes: al despertar, al llegar a la zona de recepción del consultorio y 25 minutos después de la profilaxis dental.

Las muestras de saliva fueron analizadas usando un Kit de inmunoensayo enzimático.

Los resultados demostraron bajos niveles de cortisol al despertar y durante su estadía en la zona de recepción del consultorio. Sin embargo, se observó un considerable aumento posterior a la realización de la profilaxis dental en niños que: no habían recibido tratamiento odontológico previo, presentaban odontalgia, protestaron durante la profilaxis o fue requerida la intervención de los padres para poder llevar acabo el examen dental.

Estos resultados demuestran la importancia de que el odontopediatra tenga conocimiento que incluso hasta los procedimientos dentales más simples como la profilaxis, pueden ocasionar cierto nivel de estrés en los niños pequeños.


Autor: Gomes H, Candido L, Costa P, Batista A, Costa L / Fuente: BioMed Central