La exposición prolongada al sol puede tener efectos indeseados. Uno de ellos es la aparición de cáncer de labio, uno de los tumores más frecuentes que se dan en la zona de cabeza y cuello.

Actualmente uno de cada cuatro tumores malignos que aparecen en el territorio maxilofacial corresponde a cáncer de labio, siendo más frecuente su incidencia en la parte externa del labio inferior (afectado en el 95 por ciento de los casos) por ser la zona más expuesta a las radiaciones solares.

Ante estos datos, los especialistas de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (Secom) Advierten de los riesgos que conlleva la exposición solar continuada en la aparición de este tipo de tumor.

Julio Acero, cirujano oral y maxilofacial del Hospital Gregorio Marañón de Madrid (España), asegura que además de la exposición a la radiación ultravioleta procedente del sol, “otros factores de riesgo en este tipo de cáncer son el tabaco, especialmente asociado con el hábito de fumar en pipa, por la asociación con el microtraumatismo mecánico, y el alcohol”.

Este tipo de cáncer afecta mayoritariamente a la población masculina y la edad más frecuente para su aparición es entre los 50 y los 69 años.

Según Acero, la detección de lesiones precancerosas antes de que degeneren, como las leucoplasias (manchas blancas), es la mejor forma de evitar la aparición de un tumor maligno de labio, pero, si se ha generado el cáncer, hay que controlar los cambios de coloración, como las manchas oscuras en melanomas.

Indicó además que solo en España se han encontrado tasas más elevadas de este cáncer en zonas rurales o de costa.

“En áreas de Castilla-La Mancha se registran tasas de cáncer de labio más altas que la media mundial, llegando hasta 14,3 nuevos casos por 100.000 habitantes anualmente, mientras que en zonas de Reino Unido este ratio es de sólo 0,2”, concluyó el doctor Acero.


Autor: Esther G. Molina  – Fuente: Estar Bien