Las estructura cerámicas con coloración previa, los procedimientos de infiltración, técnica de estratificación y tintado así como las diversas opciones para las soluciones estéticas se han convertido en grandes ejes para la innovación en el sector odontológico.

En las últimas décadas la industria dental ha desarrollado una serie de procedimientos y de productos innovadores, que reducen cada vez más la distancia entre una expectativa ideal y una realidad alcanzable. Esto incluye opciones modernas de diagnóstico y terapéuticas (por ejemplo, escáner facial, planificación inversa en implantología, regeneración tisular guiada) y sobre todo, materiales cerámicos.

Los materiales cerámicos muestran una estética que les permite ser utilizados para la odontología y que actualmente son óptimos para cualquier tratamiento restaurador. Sin embargo, en función de la indicación, hay una amplia gama de opciones disponibles: óxido de zirconio, silicato de litio, silicato de litio reforzado con óxido de zirconio, feldespato.

Los materiales cerámicos muestran una estética que les permite ser utilizados para la odontología y que actualmente son óptimos para cualquier tratamiento restaurador.

Las cerámicas, con su coloración blanca de base están predestinadas para su uso en odontología. Desde hace décadas juegan un papel destacado como recubrimiento y desde hace unos veinte años se están estableciendo cada vez más como materiales para estructuras. Actualmente, en función de la indicación, hay una amplia gama de opciones disponibles: óxido de zirconio, silicato de litio, silicato de litio reforzado con óxido de zirconio, feldespato.

Después de que en el óxido de circonio se hayan impuesto, el nuevo impulso proviene de fabricar dientes con coloración ajustada ya en la producción. Hoy es posible cubrir toda la gama de colores habituales y de este modo renunciar cada vez más al recubrimiento o llevarlo a cabo más rápida y fácilmente.

En el caso de estructuras de óxido de circonio sin recubrimiento, la personalización se consigue con la ayuda de sistemas de coloración. En principio, otra opción igualmente interesante es también la infiltración de colorantes líquidos adecuados en cerámicas de estructuras de óxido de zirconio. Ciertas cerámicas híbridas también pueden personalizarse simplemente a través de procesos de pulido o de fotopolimerización. Al margen de esto, todas las posibilidades están abiertas: al fin y al cabo las opciones de diseño individuales en el uso de la tecnología de recubrimiento cerámico son ilimitadas.

Nuevas posibilidades para un acabado estético

Un recubrimiento dental adaptado al color del diente del paciente permite que, visualmente, una restauración y los dientes naturales se parezcan (casi) como dos gotas de agua. Lo más sorprendente es, sin embargo, que en muchos casos se puede conseguir una estética atractiva incluso sin recubrimiento. Esto supone un ahorro de tiempo y permite trabajar a un nivel económico desconocido hasta hace poco.

Después de que en el óxido de circonio se hayan impuesto, ahora el nuevo impulso proviene de piezas con coloración ajustada ya en la producción. Hoy es posible cubrir toda la gama de colores habituales y, de este modo, renunciar cada vez más al recubrimiento o llevarlo a cabo más rápida y fácilmente.

En el caso de estructuras de óxido de circonio sin recubrimiento, la personalización se consigue con la ayuda de sistemas de coloración. En principio, otra opción igualmente interesante es también la infiltración de colorantes líquidos adecuados en cerámicas de estructuras de óxido de zirconio. Ciertas cerámicas híbridas también pueden personalizarse simplemente a través de procesos de pulido o de fotopolimerización. Al margen de esto, todas las posibilidades están abiertas: al fin y al cabo las opciones de diseño individuales en el uso de la tecnología de recubrimiento cerámico son ilimitadas.


Fuente: El Dentista Moderno