La Odontopediatría es la especialidad de la Odontología encargada de la atención y tratamiento de los bebes, niños y adolescenetes, la acción del odontopediatra no  abarca únicamente el estudio y tratamiento de los dientes, sino también la orientación a la madre gestante.

Salud bucodental infantil

La erupción de los “dientes de leche” o “dientes temporales”  suele empezar a los seis meses de edad acabando aproximadamente a los dos años y medio, aunque es completamente normal que a un niño con 9-12 meses todavía no le haya salido ningún diente.

Cuando el diente está preparado para erupcionar la encía suele inflamarse. El bebé puede babear más y encontrarse irritable e inquieto. Dar al bebé un mordedor ayuda a calmarle.

Empezando con el cepillado

Muchos padres se hacen la misma pregunta, ¿Cuando debo empezar a limpiar los dientes de mi hijo? De acuerdo a la Sociedad Española de Odontología Pediatrica el momento ideal es cuando erupcionen los primeros dientes, en este sentido puedes limpiarlos con ayuda de una gasa. Una vez erupcionen los molares podrás empezar a utilizar un cepillo dental adecuado a su edad.

 El cepillado requiere de una cierta habilidad por lo que los primeros años debes ayudar a tu hijo a limpiarse los dientes. Hacia los 5-6 años el niño ya habrá adquirido la suficiente destreza como para realizar él sólo el cepillado pero deberás seguir vigilándolo, y ayudando si es necesario, sobre todo en el cepillado nocturno.

 Los dientes deben limpiarse después de cada comida y siempre antes de acostarse. A partir de los tres años de edad podrá empezar a utilizar pasta de dientes en pequeña cantidad (el tamaño de un guisante). Existen dentífricos infantiles para niños menores y mayores de 6 años; utiliza el que corresponda a su edad.

Presencia de caries en los dientes temporales

La SEOP destaca que hay que recordar que una caries es una infección y, por tanto, ante una caries en cualquier diente, sea “de leche” o “definitivo” se debe acudir al ODONTOPEDIATRA quien valorará la situación y recomendará lo indicado en cada momento.

 Los niños necesitan el conjunto de sus 20 dientes temporales para comer y hablar correctamente. Estos dientes también guardan el espacio para los dientes permanentes que erupcionarán posteriormente. El conjunto completo de los dientes temporales sanos permite el adecuado desarrollo de la mandíbula y la cara del niño.

 No deberías esperar a que tu hijo tenga dolor para llevarlo por primera vez al odontopediatra. Una primera visita con el odontopediatra al año ayudará al diagnóstico precoz de enfermedades y a que tu hijo se acostumbre a la consulta dental” – Sociedad Española de Odontología Pediatrica

Fuente: Sociedad Española de Odontología Pediatrica (SEOP)