OraQuick,  es una innovadora prueba casera para el VIH en el hogar que no requiere enviar una muestra al laboratorio para su análisis. La prueba, que examina una muestra de fluido de la boca, está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos para su venta libre en tiendas y por Internet a personas de 17 años o mayores.

La FDA desea que los consumidores sepan que los resultados positivos usando la prueba de OraQuick deben ser confirmados por pruebas posteriores de laboratorio. Además, la prueba puede dar un “negativo falso” por motivos que incluyen la aparición de la infección por VIH dentro de los tres meses antes de la prueba. Las personas que tiene comportamientos que los exponen a un riesgo mayor de contraer el VIH, por ejemplo: tener relaciones sexuales sin protección con compañeros nuevos, o inyectarse drogas ilegales, deberán realizarse exámenes nuevamente en forma regular. Estas personas no deben interpretar que un resultado negativa indica que es seguro involucrarse en conductas de alto riesgo.

Aprovada por la FDA, la prueba examina una muestra de fluido de la boca.
Aprovada por la FDA, la prueba examina una muestra de fluido de la boca.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi 1.2 millones de personas en los Estados Unidos viven con la infección del VIH, y alrededor de 1 de cada 5 de estas personas no saben que están infectadas, aumentando la posibilidad de que transmitan la infección sin saberlo.

El Dr. Elliot Cowan, de la División de Enfermedades Emergentes y Transmisibles por Transfusión de la FDA, describe el posible impacto de esta prueba y los mensajes que la FDA desea enviar a los consumidores.

Autor:  FDA – Fuente: FDA