A principios de este año se llevó a cabo el primer trasplante de tejido facial en la historia de los países nórdicos, el procedimiento fue realizado en el Hospital del distrito de Helsinki y Uusimaa en Finlandia.

La cirugía de trasplante de tejido facial tuvo una duración de 21 horas y fue llevada a cabo por un grupo de 11 cirujanos, además de 20 enfermeras y otros expertos. La operación consintió en el trasplante del maxilar superior e inferior, los labios y la nariz del paciente, además de segmentos de su piel, músculos mediofaciales y de la lengua, así como los nervios de estos músculos.

El jefe del equipo de cirujanos, el Dr. Patrik Lassus, recalcó que el objetivo de la operación era trasplantar las funciones faciales, no las características externas.

El servicio Planmeca ProModel™ formó parte del complejo procedimiento. Se trata de un servicio único para diseñar y crear implantes, guías quirúrgicas y modelos del cráneo específicos para el paciente a partir de imágenes CBCT/CT. La tecnología 3D disminuye el tiempo de la cirugía y produce resultados considerablemente más precisos que los métodos tradicionales. Esto hace que las operaciones sean cada vez más seguras para los pacientes.

El procedimiento de trasplante de tejido facial se planificó previamente a la operación utilizando tecnología 3D. La planificación consistió en el modelado de los tejidos del donante y la determinación de su adaptación al receptor. Los cirujanos Patrik Lassus y Jyrki Törnwall diseñaron las guías quirúrgicas impresas en 3D junto con el diseñador CAD/CAM de Planmeca.

La innovación de Planmeca ha disminuido sustancialmente el tiempo de la operación, ahorrando horas en comparación con procedimientos similares realizados anteriormente en otras partes del mundo.

El ahorro de tiempo es uno de los aspectos clave de la cirugía, ya que las operaciones más largas aumentan el riesgo de complicaciones. En los casos de trasplantes también es de importancia fundamental acelerar el restablecimiento del flujo sanguíneo.


Fuente: Planmeca