Un grupo de investigadores que estudia el fósil de un espinoso pez de hace 400 millones de años de Estonia cree haber encontrado evidencia del origen de los dientes. El uso de avanzada microtomografía de sincrotrón en numerosos especímenes que representan diferentes edades ha permitido una rara visión de la evolución y formación de los dientes.

Algunos investigadores creen que los dientes evolucionaron de las escamas dérmicas, llamadas odontodes, alrededor de la región de la boca en los peces primitivos. Según el principal investigador, Dr. Donglei Chen el enfoque de este estudio para entender el origen de los dientes es diferente.

“La gente ha tendido a buscar odontodes dérmicos que parecen dientes. Sin embargo, incluso si los “dientes” extra-bucales tienen todas las características que se consideran únicas de los dientes verdaderos, esto sólo representa una evolución convergente basada en una serie de herramientas de desarrollo flexible que comparten todos los dientes dérmicos”.

Basados en su trabajo en uno de los primeros peces óseos conocidos, Lophosteus superbus, del período Siluriano tardío de Estonia, los investigadores de la Universidad de Uppsala buscaron pistas sobre el origen de los dientes.

Este pez tenía muchas ornamentaciones en el cráneo similares a otros grupos anteriores de peces llamados arthrodires. Algunas de estas ornamentaciones en y alrededor de la boca tenían un aspecto en forma de cúpula al que los investigadores se refieren como “cojines del diente”. Estos parecen representar la forma más primitiva de una batería dental dentro de la boca.

Mediante el uso de la microtomografía sincrotrónica, Chen y sus colegas pudieron reconstruir imágenes tridimensionales de especímenes de diferentes edades para comparar la historia del crecimiento y desarrollo de los dientes. Chen declaró: “Modelar las sucesivas superficies de reabsorción en tres dimensiones nos permite visualizar toda la trayectoria evolutiva de la dentición”.

Como resultado, el desarrollo dental de Lophosteus puede arrojar luz sobre el posible origen de los dientes a partir de odontodes dérmicos y sobre la relación evolutiva entre las denticiones de todos los animales con mandíbula.

“Podemos observar cómo los peces iniciaron y reemplazaron los dientes uno por uno, y cómo se formaron los vasos sanguíneos de estos dientes hace 400 millones de años. Es como si hubiéramos viajado a través de un portal del espacio-tiempo a un mundo vivo y microscópico dentro de los huesos fósiles”, agregó.

El desarrollo dental de Lophosteus puede arrojar luz sobre el posible origen de los dientes a partir de odontodes dérmicos.

La investigación fue presentada en agosto en la 77 reunión anual de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados en Calgary (Canadá).


Fuente: Dental Tribune